Saltar al contenido
Viajero M

Me quemé las orejas en la ciudad misteriosa de Teotihuacán

Teotihuacan

Si quieres información para visitar Teotihuacán te recomiendo revises este artículo: Pirámides de Teotihuacán

24/03/2018

Nos levantamos temprano (uno siempre se tiene que levantar temprano para ir a Teotihuacán) y, después de un recorrido de 1 hora y media aproximadamente llegamos a la zona arqueológica, nos dirijimos en busca de estacionamiento y no recuerdo cómo fue que terminamos hablando con un guía de tours.

Nuestra intención sí era contratar un guía para que nuestra experiencia fuera más enriquecedora; el nombre de nuestro guía era Brandon y nos convenció con el argumento de que los guías afuera de la zona arqueológica estaban certificados para dar el recorrido pero, por no ser del equipo de adentro, cobraban más barato. Me imagino que nunca sabremos si nos turistearon o no pero terminamos escogiendo a Brandon.

No nos arrepentimos en lo más mínimo, Brandon nos trató bien y nos explico con claridad sobre la ciudad de Teotihuacán. Las experiencias cuando tienes alguien que te explique son mucho más enriquecedoras que si vas sólo para las fotos.

Después de recibir el tour decidimos que teníamos que subir las pirámides del sol y de la luna para disfrutar la vista desde arriba.

Empezamos con la pirámide del sol, fuimos en periodo vacacional y había fila para subir, eso no fue tan bonito, pero bueno tomamos energía sacamos fotos y bajamos.

Posteriormente paseamos por la Calzada de los Muertos un tramo bastante largo y caluroso. Por supuesto que en ese momento yo no sabía el tremendo castigo que me esperaba, Teotihuacán es un lugar donde la sombra no existe y a mi se me olvidó ponerme bloqueador en las ¡Orejas!, lo que provocó unas orejas ampuladas y rojas como jitomates para el día siguiente.

Para cuando llegamos a la pirámide de la luna Danny ya estaba perdiendo la cordura y cediendo al dolor de cabeza por lo que terminé subiendo yo sólo para admirar la ciudad donde los hombres se convirtieron en dioses.

Decidimos que era suficiente, nos faltaba agua y comida así que decidimos partir al famoso restaurante «La Gruta».

¡Vaya sorpresa! este lugar ubicado muy cerca de la zona arqueológica de Teotihuacán estaba lleno y la espera era de una hora, decidimos esperar.

Estábamos tan cansados, hambrientos y sedientos que casi no nos dirigimos la palabra mientras esperábamos; estábamos pasando uno de esos momentos en los que cualquier paso en falso pueden desencadenar una batalla a muerte, con cansancio, hambre y sed hasta un «hola» puede ser una bomba.

Escuchar nuestros nombres fue emocionante y entrar al restaurante, ver la fiesta y el ambiente que existía nos cambió los ánimos y nos dió la energía suficiente para poder llegar a la comida.

Probamos uno de los mejores y más bastos guacamoles que hemos probado, Danny pidió comida como si no hubiera comido en tres semanas y yo me quedé admirando las tortillas de color !Verde! y ¡Naranja! que por supuesto utilicé una y otra vez para acompañar mi platillo.

No olvides que aquí: Pirámides de Teotihuacán podrás encontrar toda la información para visitar este gran lugar.

Compartiendo el arte de viajar y conocer,

Viajero M.