Skip to content
Viajero M

Guatemala

11 horas de sufrimiento viajero en el cruce a la tierra de los Volcanes

Ver esta publicación en Instagram

🤕11 horas de sufrimiento viajero en el cruce a la tierra de los Volcanes⛰ Parte 1 . 5:30 suena el despertador, ya tenemos organizadas nuestras tareas para empezar el viaje, la cita para recogernos es a las 6:30. Danny se bañará, yo prefiero no hacerlo y adelantar la parte del desayuno porque hace mucho frío. En aproximadamente una hora tenemos todo listo: nuestras maletas en la puerta del hostal, nuestro lunch preparado para aguantar el camino y por supuesto ya pasamos al sanitario. Pasan 15 minutos y no han pasado a recogernos, nos empezamos a preocupar porque somos muy puntuales así que decido comunicarme con el operador que contratamos. . El trayecto a Guatemala lo hacen 2 transportadoras: Llegar a la ciudad fronteriza en México es con una empresa mexicana y el traslado de la ciudad fronteriza en Guatemala hacia tu destino lo haces con una empresa Guatemalteca. Bueno, la agencia con la que contratamos es de guatemala así que no tiene control alguno sobre lo que suceda en México, lo único que me dice es “Ya van en camino, recogen mucha gente, usted no se preocupe” “Llegan en 8 minutos”. Finalmente llegan después de una hora, aproximadamente a las 7:30. ¡Qué rayos cómo pueden citarte a las 6:30 y pasar por ti 1 hora después! Creo que es una exageración en la impuntualidad pero no queda de otra más que adaptarse. Subimos al shuttle y el conductor nos dice: “Esta no es la unidad que se va ir a Guatemala, yo sólo los voy a llevar al camión que sí los llevará” ¿Soy al único que le parece raro que pasen tarde por ti y que aparte no sea el transporte que te llevará a Guatemala? Avanzamos unos 10 minutos y llegamos a la unidad que nos trasladará a la frontera, en México los conocemos como Microbus, subimos y está lleno, sólo hay espacio hasta atrás, cuando llegamos al final del camión nos percatamos que el espacio de las piernas es poco porque los viajeros de adelante decidieron reclinar sus asientos. Ni hablar, así pasa a veces, nos acomodamos y empezamos el trayecto… Deja un comentario y ¡sigue leyendo nuestra bitácora en el siguiente post! . . . #viajeros #bitacora #guatemala #crucefronterizo #viajaresvivir #parejaviajera #travelblogger

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Parte 2 🤕11 horas de sufrimiento viajero en el cruce a la tierra de los Volcanes⛰ No les voy a mentir, el trayecto no es del todo cómodo pero está pasable. Es muy interesante ver los perfiles de los viajeros en este trayecto, somos unos 20- 30 viajeros de todas nacionalidades, hay alemanes, mexicanos, estadounidenses, un colombiano, una brasileña, un argentino; esa chica de allá enfrente es de Asia, lo sé porque el conductor pasó lista antes de irnos y sólo pudo pronunciar “Cho, Cho”, debo de admitir que todos nos reímos. El perfil también es sumamente interesante, aquí vamos mochileros, hippies, personas de la tercera edad o casi llegando a esta, un poco de todo. La verdad mi expectativa era encontrar puro mochilero pero esto es otra muestra de que el viaje es para cualquiera. Después de hacer una parada para comer en Comitán sucedió algo extraño, el conductor pidió nuestra atención y preguntó quienes eran extranjeros y si necesitaban pasar al banco. Resulta que los extranjeros tienen que pagar un impuesto de salida del país si estuvieron en México más de 7 días, la verdad se nota la sorpresa en varias caras; nadie les avisó. Desde mi punto de vista la empresa que contrataron debería tener la responsabilidad de avisarles que necesitan pagar 500 pesos por salir de México pero en este momento simplemente agradezco ser mexicano. . ¡Espera un momento! ¿La chica de adelante está colocando un cigarro de marihuana en la ventana? ¡Es en serio! ¿¡si sabe que vamos a cruzar la frontera!? A veces siento que los consumidores de marihuana se toman las cosas demasiado a la ligera. No nos queda más que confiar en la vida. Después de esto seguimos hasta llegar a Ciudad Cuauhtemoc, ahí paramos a que nos sellaran nuestra salida. Seguimos nuestro trayecto a la frontera y algo que me pareció muy peculiar es cómo aparecen las montañas puntiagudas cuando uno se acerca a Guatemala, es simplemente impresionante, unas montañas únicas desde mi punto de vista, probablemente algunos volcanes camuflajeándose entre ellas. No podía dejar de observar el paisaje que el camino me mostraba; cada vez estábamos más cerca y la emoción de cruzar de México a Guatemala aumentaba.

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Parte 3 🤕11 horas de sufrimiento viajero en el cruce a la tierra de los Volcanes⛰ . Antes de llegar al límite fronterizo entre México y Guatemala el camión encontró una calle para estacionarse, ahí tuvimos que bajar tomar nuestras cosas y caminar al cruce fronterizo. . Jamás imaginé que fuera tan fácil cruzar la frontera, cruzas como si nada, pasas a la caseta de migración, te sellan tu pasaporte y listo ¡Bienvenido a Guatemala! Iba preparado para hacer una larga fila pero nada de eso . La espera fue para la unidad que nos iba a adentrar a Guatemala. Tardó como una hora y media en llegar, era un shuttle o combi guatemalteca, del mismo tamaño que la combi mexicana pero diferente por dentro. . No cabíamos todos en un shuttle así que tuvimos que dividirnos en 2, el primero partió con los primeros viajeros mostrados en la lista del conductor y nosotros nos quedamos esperando el segundo, al principio creí que era mala suerte pero después nos enteraríamos que a ese camión se les poncharía la llanta . Las maletas para arriba, es curioso que las maletas no caben en en la parte interior del vehículo, estos transportes tienen algo así como un maletero en el techo y amarran tu equipaje como si fuera un pino de navidad, al principio no pude evitar pensar “Ojalá que no se caiga y si algo se va a caer que sea la maleta de Cho- Cho” Afortunadamente ni Cho- Cho ni yo nos quedamos sin maleta aunque en realidad no se cómo le fue a esta viajera porque se fue en el otro shuttle. . Llegó el segundo shuttle, mandamos nuestras mochilas tipo senderismo arriba y nos quedamos con las backpacks para llevar con nosotros en el traslado. Se abrió la puerta de la combi y ¡Oh sorpresa, no hay espacio! Mis piernas apenas caben en el espacio del asiento y la mochila que llevo no entra en ningún lugar, la única alternativa es llevarla encima de las piernas. Pensando en que voy a tener que aguantar el camino con un peso extra en las piernas, que por cierto no puedo mover, y que probablemente se me duerman, decido preguntar lo siguiente para prepararme mentalmente: -Disculpa ¿Cuánto se hace de aquí hasta Quetzaltenango? -Alrededor de 4 horas. Lo único que puedo pensar es “Auch”

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Parte 4 🤕11 horas de sufrimiento viajero en el cruce a la tierra de los Volcanes⛰ El camino es largo, con bastantes curvas, te mareas con facilidad y es imposible dormir en el trayecto a menos que vayas pegado a la ventana aunque la verdad la camioneta vibra tanto que dormir recargado en la ventana podría licuarte el cerebro. ¿Adivinen dónde iba yo? ¡En medio por supuesto! Me complace ver a Danny, que está en la ventana, y pensar que ella tal vez lo logre; bueno, ¿alguien le puede decir al conductor que prenda el aire acondicionado? ………. No hay. Venimos unos 16 viajeros apretados en una combi sin aire acondicionado y en un trayecto que dura 4 horas o más, es increíble pero en ese momento me di cuenta que no había enojo sobre el tema, incluso me reí y acepte las cosas como son. Una pequeña llama de emoción crecía en mi aunque pasaban y pasaban cosas que se podrían interpretar como negativas. ¡Es parte de la experiencia! así es cruzar la frontera por la vía terrestre y eso me emocionaba porque sin importar lo bueno o lo malo que pase, cruzar vía terrestre está siendo todo un éxito. Tal vez por eso Danny y yo nos hemos ganado el apodo de “Locos” muchos pensarán que cuál es la necesidad de sufrir, tal vez se disfrutan más los lugares cuándo te cuesta llegar a ellos cuando involucran esfuerzo y sufrimiento, al final para nosotros no es sufrimiento, es experiencia. Tenía un entrenador de chico que me decía: Si amas lo que haces debes aprender a encontrarle gusto incluso a los momentos donde sufres; como me gusta esa frase. Gracias Joaquín Moreno Por fin llegamos a Xela también conocida como Quetzaltenango, Danny yo y el argentino tuvimos que cambiar de unidad para adentrarnos en la ciudad, el resto de viajeros partieron hacia Panajachel. Ahora nos tocó buscar el airbnb que teníamos reservado, lo complicado es que cuando consideré que el viaje duraría 6 horas, porque esa fue la info que me dieron los de la agencia, le dije a mi anfitrión que llegaría a las 3 de la tarde, son las 7:30. Obviamente no tenemos linea de celular ni internet porque nos acabamos de cambiar de país, el conductor nos ayuda a buscar el airbnb pero simplemente no damos con el.

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Parte 5 🤕11 horas de sufrimiento viajero en el cruce a la tierra de los Volcanes⛰ . Decido acercarme a un hostal que tenemos cerca para preguntar si es posible que me ayuden compartiendo un poco de wifi, no están muy convencidos y lo entiendo porque la idea no es quedarnos ahí pero, terminan ayudándonos. Eso es algo que me ha gustado de la gente de Guatemala y lo irán descubriendo conforme lean las bitácoras, son amables y su disposición para ayudar es algo que me ha sorprendido. Logro comunicarme con la anfitriona y en 10 minutos se aparecen en el hostal desde el que solicite internet para mostrarnos el apartamento que rentamos, la verdad un buen lugar, sencilla pero con todas las necesidades básicas. Al fin estamos en la Tierra de los Volcanes, al fin llegamos a Xela, dicen que aquí hay unas aguas llenas de azufre que se calientan gracias a un volcán, dicen que puedes meterte y que el agua te cura, te convierte en otra persona, supongo que tendremos que averiguarlo. Cruzar a Guatemala por la vía terrestre no solo es una forma de ahorrarte un montón de dinero es una experiencia completa. Algunos tienen la idea de que es peligroso, déjame decirte, que por lo menos la forma en la que cruzamos nosotros, es muy segura #quetzaltenango #xela #bitacora #guatemala🇬🇹 #guate #viajeros #viviresviajar

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

El baño en el volcán que nos permitió conocer al elemento del agua

Ver esta publicación en Instagram

Parte 1 . ⛰El baño en el volcán que nos permitió conocer el elemento del agua.⛰ Nos llegó un rumor sobre unas aguas termales que eran calentadas por un volcán y que eran capaces de sanar el cuerpo y el alma. Al principio no estábamos seguros si valía la pena descubrirlo pero ya saben cómo somos, no podíamos quedarnos con la duda. . Primero lo primero, buscamos cómo llegar, fuimos a la parada de transportes que ubicábamos y pedimos indicaciones. -Uy, no joven, los autobuses que lo llevan a las aguas termales salen del otro lado, primero llegue al parque, de vuelta a la………..- dejé de escuchar, cuando las indicaciones son largas no me es posible seguirlas. -¿Y ahora qué?- -Vamos al parque y ahí volvemos a preguntar- . Caminamos un rato y, varias calles antes de llegar, se nos presentó la oportunidad de preguntarle a una combi por nuevas indicaciones. -Disculpa, ¿sabes cómo llegar a Zunil? Iba empezar a darnos las indicaciones cuando se dió cuenta que eran demasiadas, hizo una mueca que transmitía flojera por explicar y mejor optó por decirnos -Súbanse los acerco a la parada donde salen los transportes- . Es curioso, la gente guatemalteca me parece amable y siempre con la disposición de ayudar, tal vez me sorprende tanto porque no estoy acostumbrado, esto no sucedía en el lugar del que vengo. Nos bajamos a una cuadra de donde salían los autobuses, caminamos a la parada y esperamos un rato hasta que apareció el transporte que buscábamos. . Se acercaba un autobús escolar de estilo estadounidense, ya saben de esos amarillos y largos, había escuchado que en estas tierras usaban esos autobuses como medios de transporte pero nunca me imaginé que estuvieran adaptados de esa forma. Continua en el siguiente post… . #fuentesgeorginas #guatemala #viajerosoy #storytelling #bitácora #historiasdeviaje #xela

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

El autobús me recordaba a la película de Mad Max, imaginen el autobús escolar pintado con flamas y detalles garigoleados que lo hacen ver como el medio de transporte de un grupo de rock y, por si no fuera suficiente, cada autobús tienen su propio nombre. Lo único que le faltaba al nuestro era que se llamara “666” o “Lucifer”. . Subimos y era exactamente un autobús escolar. Nos sentamos, seguimos nuestro camino y rápidamente nos dimos cuenta que nadie hablaba nuestro idoma, las personas en estas tierras hablan español sólo porque deben hacerlo para los turistas pero la realidad es que se sienten cómodos hablando en otros idiomas y dialectos. . Esto me parece fascinante; escuchar estos dialectos, lenguas e idiomas es increíble. Los sonidos y pronunciaciones que logran son simplemente inexplicables, no tengo idea de cómo entonar esas palabras, escucho muchas k y x y simplemente no entiendo nada. . Durante el trayecto observamos lo hermoso de los campos, en estas tierras los cultivos tienen verdes llamativos y se encuentran en tierras inclinadas, me parece interesante ver sembradíos con inclinaciones que pareciera retan a la física. . Por fin llegamos a Zunil, en teoría no deberíamos estar lejos de las fuentes georginas. Al bajar, lo primero que sucede es que nos abordan lo típicos taxistas que están buscando sacarle dinero al turista para ofrecernos el traslado a las famosas pozas termales. . Sabemos cómo abusan del los precios los que se dedican a turismo así que los ignoramos y seguimos caminando con la esperanza de encontrar otra forma de llegar. . Me acerco a unos locales y les pido indicaciones; la mala noticia es que la única manera de llegar es por medio de los taxistas. ¡Maldita sea! Ahí vamos de regreso con la mirada baja para preguntar al taxista cuánto nos cobra; desde lejos puedo ver su sonrisa y sus ojos complacidos, sabe que si queremos conocer las aguas del volcán debemos pagarle. . ⛰El baño en el volcán que nos permitió conocer el elemento del agua.⛰ Parte 2. Continus en siguiente Post #historias #storytelling #bitacora #guatemalaimpresionante #guatemaya #fuentesgeorginas

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

-Les cobro 60 quetzales- -Mira, la neta 60 quetzales es muy caro para nosotros, queremos conocer pero tenemos un presupuesto y si pagamos 60 es probable que no nos alcance- El taxista, un poco sorprendido por la estrategia que decidí utilizar, decide aceptar la oferta. -50 quetzales te parece- -Mmm, suena bien pero ¿de casualidad sabes cuánto cobran el acceso a las fuentes? -60 quetzales para extranjeros- -Uuf, nos encantaría poder subir contigo pero la verdad no nos va a alcanzar.- -De aquí a las fuentes está lejos y solo amigo, el pueblo al que quieren ir para conseguir un transporte más barato está hasta allá, se van a tardar horas, no es que quiera cobrarte más ni nada, te lo digo de verdad, ese es el precio.- – Pues sí, pero si no nos alcanza no nos alcanza- -40 quetzales por los 2- -(¡Quién se está riendo ahora!)- Por fin subimos, la verdad es que el taxista tenía razón, llegar caminando es casi imposible, está lejos y poco transitado, incluso está peligroso puesto que sólo es un carril que funciona en ambos sentidos. Ahora pienso que regatear fue arriesgado y agradezco que haya funcionado. Llegamos por fin a la entrada de las aguas termales, me duele un poco desembolsar el costo de acceso pero no hay de otra, lo pagamos y listo. Lo primero que me sorprende de este lugar es el tamaño de algunas hojas y plantas, desconozco a qué tipo de árbol pertencen; sus hojas son de gran tamaño y es algo que me llama la atención apenas caminamos unos metros. El sitio es bonito, cuenta con sus instalaciones básicas, hay dónde comer, dónde dormir, etc. Para llegar debemos recorrer un tramo de unos 100 metros, primero alcanzamos a ver los vestidores y el restaurante y hasta el final los baños termales del volcán, el agua sale de las piedras que se encuentran al final de la piscina, contienen un olor a azufre y son de un color verde que no logro definir. . En el centro de la alberca hay un grupo de personas haciendo algún tipo de ritual, moviéndose con el agua y danzando con ella. . ¿Qué estarán haciendo? -me pregunto. . ⛰El baño en el volcán que nos permitió conocer el elemento del agua.⛰ Parte 3 . #fuentesgeorginas #bitacora #storytelling #guatemala

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Al principio no le damos mucha importancia a este grupo, nos cambiamos para entrar a las albercas y vemos un letrero que indica que uno debe bañarse en las regaderas antes de ingresar al agua. Me acerco a la regadera, que está al aire libre, giro la perilla y sale el agua más fría que podría salir. ¿Mencioné que el clima en este lugar es fresco y vientoso? Volteo a ver a Danny y le hago una mueca que indica la horrible experiencia que será meterse en la regadera. . Para estas alturas de la relación ya nos leemos la mente así que con un par de miradas acordamos no enjuagarnos. . Bañarse en un volcán es delicioso, por lo menos en este volcán te rodea la naturaleza y te da un nivel de relajación como en ningún otro. . No recuerdo por qué, pero algo me separó de Danny mientras disfrutábamos de las aguas termales. Se encuentra hablando con uno de las personas que vimos al principio, las cuales realizaban una especie de ritual, me acerco para curiosear sobre qué están hablando. . Durante la conversación nos explica que lo que creíamos era un ritual, en realidad es una técnica de relajación e introyección que consiste en utilizar las aguas termales y sus propiedas para sanar cuerpo y mente. . -¿Quieren probarla?- nos pregunta. Danny al principio contesta que tal vez vamos con tiempo limitado y no sabe si podemos. Yo, por otro lado, pienso que tenemos todo el tiempo del mundo, desconozco porqué Danny siente que vamos contra el tiempo. . Al final aceptamos, 2 personas se acercan y sostienen nuestro cuerpo. Ahora es momento de relajarnos y entregarnos a los practicantes de esta técnica. La experiencia es asombrosa, el cuerpo es entregado para que la persona encargada de la técnica lo mueva a placer, viajas por el agua, te fusionas con ella y tienes el tiempo de mirar adentro de ti mismo. ⛰El baño en el volcán que nos permitió conocer el elemento del agua.⛰ Parte 4 Continua en el siguiente Post. #bitacora #viajes #storyteller #guatemala #fuentesgeorginas #viajerosoy #guategram

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Danny contra el Volcán Santa María

Ver esta publicación en Instagram

⛰Danny contra el volcán Santa María⛰ Parte 1 Sabía que la travesía que íbamos a empezar sería difícil pero nunca imaginé que fuera de otro nivel. Desde el Volcán Santa María se puede observar gran parte de Guatemala pero para llegar a la cima necesitas buena condición física, mucha voluntad y un alma que no se vence con nada. Mi esposa Daniela demostró tener eso y más puesto que su condición física no era suficiente y con pura voluntad logró hacer algo que muchos no hubieran podido. Ahora me encuentro escribiendo esto al lado de ella, ayer regresamos de este volcán y está dormida, exahusta, le duele todo el cuerpo y le cuesta trabajo moverse, me acaba de susurrar: “Café, galletas, chocolate” la increíble mujer que tengo ya está alucinando del cansancio. La idea de subir estaba en duda, pero nos convencimos de hacerlo porque varias veces escuchamos que la vista era divina. La excursión consistía en subir, acampar en la cima, dormir, despertarnos para ver el amanecer y regresar. La excursión sería de 2 días y listo, sabíamos que sería pesado pero no creíamos que tanto. Nuestra caminata por supuesto no empieza en el ascenso del volcán, empieza desde casa ya que debemos caminar hacia el transporte que nos deja en la comunidad donde está el volcán. El ransporte que nos lleva a la comunidad, va lleno así que debemos ir parados un buen rato, llegamos a la comunidad y ahora sí a subir. Hay un factor importante que hace falta mencionar y que transforma la experiencia. Cuando vas a acampar en la cima tienes que llevar peso extra: sleepings, comida, mínimo 2 litros de agua por persona, probablemente algo extra de ropa y, en nuestro caso, el equipo para poder grabar la experiencia. Una persona que lo hace de asalto (subir y bajar en el mismo día) lleva aproximadamente entre 1 y 3 litros de carga;, simplemente agua y una buena chamarra. Una persona que va acampar debe de llevar aproximadamente entre 5 y 7 kilos extra en peso, sino es que más. Depende de cada caso. Nosotros íbamos a acampar así que llevábamos peso extra. Este factor no lo consideramos bien; si hubiéramos subido sin peso extra probablemente Danny hubiera subido bien pero….. #volcánsantamaría #quetzaltenango

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Llevábamos peso extra. Empezamos nuestra travesía, subimos y subimos, los terrenos cambiaban constantemente. A veces eran pendientes, a veces tenías que caminar entre rocas, a veces era un camino formado por escalones naturales. -¿Disculpa cuánto dijiste que hacíamos caminando?- tuve que preguntarle al guía para hacerme a la idea mentalmente. -Depende, entre 5 y 6 horas pero la semana pasada me tocó un grupo con el que hicimos 8 horas- Sólo pude pensar “Me lleva la %&$!!67!#” -¡¿Qué?! y nosotros ¿cómo vamos? – Mmmm bien. Caminamos y caminamos, tomamos algunos descansos. Cuando ya pasaron 2 horas ya estás caminando con cansancio y saber que te faltan 3 o 4 horas genera una pelea mental en la que la voluntad es determinante. Mis años de futbolista me entrenaron para estos momentos, yo sé como seguir avanzando con dolor, con cansancio, incluso aprendí a disfrutarlo. Mi mente y cuerpo saben cómo comportarse y cómo seguir adelante, estas son cualidades que se obtienen por practicar un deporte de manera profesional o incluso a nivel amateur, es una filosofía y disciplina con la que vives; sin embargo, Danny no tiene esa experiencia y a pesar de ser sana y de tener gran conidición para caminar distancias maratónicas, dudo que haya tenido enfrentamientos contra ella misma donde tienes que llevar a tu cuerpo a dar más de lo que aguanta. Ya no hay vuelta atrás, la realidad es que el esfuerzo me impide concentrarme en Danny, esta es una batalla que debe pelear ella. A pesar de ofrecerle aligerarle la carga para yo llevar más peso, ella es una guerrera, quiere hacerlo por si sola, sin ayuda, sin trampas. Subimos y subimos, Danny se queda en momentos rezagada, lo único que podemos hacer es esperarla pero para colmo, cada vez que la volteamos a ver nos dice ”Sigan sigan, yo voy atrás de ustedes” está dando, no el 100%, está dando el 1000%. A veces descansamos varios minutos, todos recuperamos el aliento y seguimos hacia arriba. La subida cada vez es más difícil, el camino cada ves es más inclinando y más rocoso. #quetzaltenango #volcansantamaría #alpinismo #bitacora #guatemala #viajes #fotosdeviaje #comic

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Danny contra el volcán Santa María Parte 3 Pasan las horas hasta que llegamos al punto donde nos dicen: Quedan 40 minutos aproximadamente, ya estamos llegando pero todavía falta. A lo lejos se ve un resplandor de luz que indica la cima, estas cosas me motivan, me dan el último empujón así que recupero energía y sigo. Danny por otro lado y,  por lo que me platicó despúes, no sentía motivación ella ya había entregado su cuerpo a Dios y no sabía como es que seguía caminando. Por fin llegamos a la cima. La vista es espectacular, estamos más arriba que las nubes, se ve gran parte de Guatemala desde aquí y estamos justo para el atardecer que muestra unos tonos rojisos, naranjas y amarillos impresionantes. La caminata valió completamente la pena y la hicimos en 5 horas con 15 minutos. Me hubiera gustado tener un poco más de tiempo para disfrutar del espectáculo pero debemos montar la tienda de campaña porque hay viento, la noche se acerca y hace frío. El volcán Santiaguito, que se encuentra a lado ruge con fuerza de vez en vez y expulsa fumarolas de buen tamaño durante la noche. Nunca en mi vida había visto las estrellas como se ven ahí, se ven tantas que no me lo creo. Despertamos temprano para ver el amanecer, es increíble cómo se ve Guatemala desde aquí. Al fondo, tapando el sol destacan el volcán Atitlán, el Acatenango y el volcán de Fuego, de este último se alcanza a apreciar un diminuto punto rojo; la persona a lado nuestro nos explica que ya subió el Acatenango y que el punto rojo son las erupciones del volcan de fuego y la lava que expulsa. Lo único que puedo pensar es, que si se ve desde aquí, debe ser bastante lava la que expulsa. El sol poco a poco empieza a cambiar los tonos del cielo y nos regala un espectacular amanecer lleno de colores. Llego el momento de regresar, empacamos todo y nos vamos. El problema es que si crees que bajar es fácil estás equivocado, es igual de cansado que subir. #guatemala🇬🇹 #volcansantamaría #viajerosporelmundo #viajes #quetzaltenango #xela #alpinismo #bitacora

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Ver esta publicación en Instagram

Para bajar nos tomó 4 horas y Danny sufrió todo el camino, el agotamiento se veía en su cara desde la segunda hora, estaba irritable y sensible. Su cuerpo ya había llegado al límite. Los últimos 40 minutos fueron el infierno para ella, tuvimos que descansar varias veces en ese trayecto, todo le dolía y al parecer el cuerpo dejó de responder y ya le fallaba. Había pisadas que las piernas ya se daban por vencida y si no estaba atenta podía terminar en una dolorosa caída; y qué creen, a pesar de todo esto ella siguió adelante. -Mi amor, dame tu mochila yo me la llevo- le dije. -Y eso de qué va a servir, si me duele el más mínimo paso.- Me contestó enojada, discutimos con algunas palabras sobre este hecho y al final si me estás leyendo es probable que entiendas que el hecho de que me llevara su mochila podría aligerar un poco su camino pero la realidad es que su escencia en el fondo seguía luchando por lograr cada paso por si sola. Increíble, mi esposa es increíble, al momento me frustraba e incluso me molestó que no me dejara ayudarla, pero ahora que escribo esto recuerdo que esa fue una de las razones que me enamoró de ella, es una guerrera, está dispuesto a todo y es independiente, constantemente se demuestra que puede lograr cualquier cosa por su cuenta. Por fin logramos bajar y en cuanto subimos al autobús que nos llevaría de regreso ella cayó rendida, habíamos logrado algo maravilloso juntos. Habíamos subido uno de los volcanes más altos de Guatemala, era la primera vez que acampabamos en una montaña y Daniela, desde mi punto de vista, había experimentado la increíble vivencia de llevar el cuerpo y la mente al limite. Seguiremos viajando porque nos encanta conocer y descubrir el mundo pero sobre todo porque cada día nos transforma, este volcán nos ha puesto a prueba y esperamos con ansias nuevas aventuras. Danny contra el volcán Santa María Final #volcansantamaría #viajeros #viajes #acampar #bitácora #historiasdeviaje #guatemala

Una publicación compartida por Hector Mitre (@hectormiro) el

Las delicias de Guatemala