Saltar al contenido
Viajero M

El día que empecé a creer en los duendes

Museo del duende

Una de nuestras paradas cuando estuvimos en Huasca de Ocampo fue el Museo del Duende.

Aunque ustedes no lo crean el tema de los duendes en Huasca de Ocampo no es sólo para hacerlo un pueblo mágico o un lugar turístico. La gente realmente cree en estos seres fantásticos y eso lo hace más especial.

Entramos al museo que es pequeño y con muy buena ambientación, duendes por aquí duendes por alla. Cuando entras a la primera sala, que nos dio la impresión de ser una iglesia de duendes, es cuando te la empiezas a creer; aquí nos dieron la primera plática en la que nos explicaron el origen del museo y la razón de crearlo.

Durante la plática de iniciación se pregunta si alguien ha visto o ha tenido una experiencia con duendes, en nuestro caso hubo un señor que dijo que sí pero no quiso platicar su experiencia por pena.

Recorrimos el museo y nos pareció muy interesante y entretenido que también abarca el tema de las hadas. Al final concluímos que no somos creyentes al 100% de los duendes pero si dejamos a la duda la existencia de estas criaturas y es que se los digo en serio, después de visitar el museo, la siguiente vez que pierdan sus llaves, su cartera o sus calcetines créanme que lo primero que van a pensar es

¡Un duende!